Mi sistema

A parte de abogada tengo formación en mediación y combino en mis casos los dos ámbitos. En las rupturas de mutuo acuerdo introduzco técnicas de mediación para afianzar unos pactos sólidos y transformar la forma de relacionaros.

Para que veáis como trabajo os expongo un caso, evidentemente los nombres que utilizaré no son los reales.


Rita y Pedro, vienen a mi porque están ya en un proceso de divorcio, han acordado las visitas, la custodia para Rita. Parece que hay dialogo entre ellos, pero curiosamente han llegado al extremo de demandarse en el juzgado porque no se ponen de acuerdo con la pensión.

Acuden a mi buscando UNA GUIA, porque les incomoda el tema judicial.

En la primera sesión que hacemos conjunta, Rita muestra recelos respecto a que Pedro se haga cargo de las necesidades de su hijo, ella cree que con una pensión más elevada esto quedara solventado. A la vez, como he dicho hay buena comunicación, sabe que gastos e ingresos tiene Pedro, y que hace poco que ha entrado en un nuevo trabajo con un contrato temporal. Ella no recela de esta información, pero aun así quiere una pensión mayor, aunque sabe que no podrá pagarla.

Pedro directamente le dice a Rita, que quiere a su hijo, que no quiere que le falte de nada, pero que ella sabe lo que tiene, lo que gana y los gastos que tiene. Que no puede hacer nada más. Si hace falta para su hijo pedirá dinero a sus padres, para todos los gastos extras que puedan haber.

Aun así, Rita no está conforme. Aquí es donde me doy cuenta hay algo que le preocupa a Rita que no está compartiendo pero que es importantísimo, ya que es el motivo por el cual está cerrada en banda a cualquier propuesta.

En este caso, después de la exposición de Pedro, le resumo a Rita, lo que he entendido que Pedro le está queriendo decir, y es que tendrá su apoyo para lo que necesite, porque quiere encargarse de su hijo, porque lo quiere, porque no la va a dejar sola, pero que no puede pagar esa pensión de forma fija, pero si una más baja. Quiere encargarse de todos los gastos de su hijo, y quiere que se le informe para poder buscar el dinero de donde sea, sobretodo de su familia. Inesperadamente, mientras le resumo lo que ha dicho Pedro, Rita se hecha a llorar. Le dejo unos minutos y le pregunto qué ocurre, que piensa, y en ese momento afloran sus verdaderas preocupaciones, y es que tiene miedo a quedarse sola y a no recibir apoyo económico de él, porque ella va justa de dinero también y tampoco quiere que le falte de nada a su hijo por culpa del divorcio. Rita no tiene apoyo económico de ningún familiar y el único a quien tenía era a Pedro y con el divorcio, ella siente que perderá su apoyo.

El hecho de escuchar de otra persona lo que Pedro le estaba diciendo, le ayudo a ESCUCHAR, porque hasta el momento no lo estaba haciendo. Sus temores la estaban bloqueando.

Gracias a que Rita al final compartió sus verdaderas preocupaciones se pudo llegar a un acuerdo en el que Rita se sentía apoyada y respaldada por Pedro, y Pedro tranquilo porque podría hacer frente al pago de la pensión mensual fija y a la vez le permitía proporcionar a su hijo todo lo que necesitara.

Conclusión: si no hubieran confiado en mí sistema, Pedro nunca habría sabido que motivaba a Rita a exigir una pensión más elevada, y seguramente pensaría que es por “joder” porque él ya tenía una nueva relación. Y a partir de aquí la relación entre ellos se habría deteriorado.

El juez seguramente habría impuesto una pensión más alta, pero Pedro la habría podido pagar durante un tiempo y después o bien la habría dejado de pagar, toda o parte, o habría solicitado una modificación de medidas. En cualquier caso, sería estar constantemente en el juzgado. Y la relación entre ellos deteriorada.

Solicita información sin compromiso

603603030

info@aylagasabogada.com

ACEPTO LA POLITICA DE PRIVACIDAD que declaro haber leído

ACEPTO EL ENVÍO DE COMUNICACIONES COMERCIALES

 
Contacto
close slider

ACEPTO LA POLITICA DE PRIVACIDAD que declaro haber leído

ACEPTO EL ENVÍO DE COMUNICACIONES COMERCIALES